sábado, 15 de agosto de 2009

Escribir en el caparazón de las tortugas

Escribir en el caparazón de las tortugas y dejarlas ir al mar. Llenas de memoria, del sonido de los carros, del tacto de la pera, de flotar en bones sabor de fresa.

2 comentarios:

CATZ dijo...

eso fue más rico que juan el rico

son guías por excelencia
acompañarlas o que se dejen por uno acompañar en la profundidad de no-se-que-chingados
es algo que sí

Totò Lazzzarini dijo...

¿Sabes qué me sucede? Mi mente es la de un infante. Siempre piensa de dominio público lo que conoce. Eso equivaldría a decir que soy transparente, que mi mente permite el libre acceso a todo público; pero en la realidad se resuelve con mi cualidad de huraño.